domingo, marzo 29, 2015

Signos de pista en scouts con discapacidad cognitiva

           En el escrito anterior trabajábamos sobre el cómo adaptar las instalaciones para facilitarles a los participantes del Gran Juego con dificultades o discapacidad motora para que participen y puedan hacer un buen uso del estilo de vida que el escultismo ofrece a niños y jóvenes. Finalizábamos el texto anunciando que también nos íbamos a ocupar de pensar sobre las adaptaciones necesarias para que las instalaciones y actividades sean amigables para aquellos que tienen una discapacidad cognitiva, y participan del Juego Scout… como idea llave para trabajar algunos conceptos, vamos a utilizar herramientas simples que usamos en nuestros juegos, para poder acceder a elaborar otras, un poco más compleja pero que en algún punto se asemejan a nuestros queridos “signos de pista”



¿Qué es un signo?... la definición más sencilla es que es “algo para alguien”. El signo, a diferencia de la palabra, tiene una estrecha relación con los objetos a los que hace referencia convirtiéndose en el caso de ser parte de una convención social, en un modo de comunicación. Un ejemplo muy sencillo de ello son los sanitarios… no importa en el país que estemos, si sobre la puerta de los sanitarios encontramos la imagen de un hombrecito y sobre la de otro la de una mujer, rápidamente podemos ubicar cuál corresponde a los hombres o a las mujeres, sin importar el idioma del que se trata ya que el lenguaje hablado y con posterioridad el escrito se alejan sobremanera del objeto al que se hace referencia.


Árbol / Albero/ Arbre/ Baum / Tree/ δέντρο


____________________________________________________

No importa el idioma que hablemos, o si tenemos dificultades para el desarrollo del lenguaje… cuando vemos la figura de un árbol sabemos de qué se trata. Para nosotros es fácil comprobarlo, si participamos en un Jamboree internacional donde una de las actividades es la “búsqueda del tesoro” a través de la utilización de nuestros queridos signos de pistas, el lenguaje no será un problema para finalizar el juego… todos llegarán de una manera u otra porque para nosotros los scouts, los signos de pistas tienen la estructura de un lenguaje que permite comunicarnos y cumplir con las distintas consignas del juego.

Si miramos a nuestro alrededor no solo están los carteles que indican el baño de damas y caballeros, también está los carteles de tránsito, los semáforos y demás signos con valor de convención social que constituyen un medio de comunicación constituyéndose en la estructura del lenguaje. Si bien no existe una teoría certera sobre el origen del lenguaje en el ser humano, crearemos nuestro pequeño mito… en algún momento el hombre vio un animal para ser cazado y emitió un sonido que nadie de su grupo humano entendía bien… movió sus manos para querer comunicarse y en algún momento tomo un palito y en la tierra realizó el dibujo de una forma similar al del animal… como vemos en este pequeño mito el dibujo siempre guarda relación con el objeto y el sonido es arbitrario, también se fue especializando hasta que pasó a tener valor de convención… cuando alguien decía “ciervo” ya no era necesario el soporte material del dibujo porque la materialidad había sido trasladada a la palabra, por lo que la palabra reemplaza al objeto. Como vemos el lenguaje es un proceso complejo y lo más importante de todo, que alguien tenga dificultades con el uso del lenguaje hablado o la comprensión de las palabras no implica que no pueda comprender con otro tipo de lenguaje, el más viejo y común, el pictográfico, que ahora se asume como algo novedoso hablándose de “comunicación aumentativa” pero podemos localizar su origen en los albores de la escritura alfabética (no está mal recordar que los signos surgen de figuras de animales, por ejemplo  la letra “A” es la figura invertida de  la cabeza de un buey), sus antecedentes son la escritura pictográfica, y en la actualidad existen escrituras ideográficas como la china que su origen son restos o marcas de los objetos a los que se hacen referencia.

¿Para que nos sirve todo esto? Cuando participantes del gran juego tienen discapacidades cognitivas, es muy común que exista mucha más comprensión que la que muchas veces se cree, esto se debe porque la herramienta del lenguaje alfabético o el lenguaje hablado se encuentra afectada por distintos motivos. En estos casos la utilización de escritura pictográfica es sumamente adecuada por su valor de signo, y el universo de posibilidades de trabajo se amplía notoriamente… por ejemplo:

Instalaciones del grupo scout/campamento
·         Uso de signos a la manera de las señales de tránsito que permitan localizar los espacios: Baño (varones/mujeres), cocina, rincón de la patrulla “ciervos” (imagen del ciervo), etc. Como complemento y de acuerdo al grado de discapacidad es interesante tener tarjetas con idéntico signo respecto del lugar al que se tiene que dirigir el participante… un ejemplo, si va para la cocina a llevar algo, puede entregársele una tarjeta con el pictograma de la cocina



Actividades
·         El uso de tarjetas con acciones a realizar (pictogramas) puede ser muy útil cuando se realizan secuencias de trabajo, se acompaña la palabra con la tarjeta… de la misma manera el uso de las mismas puede servir como modo de comunicación del niño/joven con los dirigentes. Algunos pensaran ¡este educador scout está loco con lo que plantea! ¿cómo un chico con problemas en el lenguaje y la escritura va a participar de las actividades?... a estos hipotéticos interrogantes respondo simplemente con dos afirmaciones 1) La Dra Montessori –contemporánea de BP-  quien organizó su método a partir de trabajar con niños que padecían problemas de aprendizaje, fue quizás la Educadora más importante que apoyó el método scout en los primeros tiempos, por sus enormes posibilidades para la educación e integración de distintas personas 2) Que una persona tenga problemas con el lenguaje y la escritura (motores generalmente) lo que comúnmente se denominan afasias de expresión, no es condición necesaria y suficiente para que se afirme que tiene problemas de comprensión… me remito a textos anteriores que he escrito sobre discapacidad que convienen ser releídos para contextualizar este nuevo escrito.



·          Al momento de planificar las actividades también debe tenerse en cuenta el uso de tarjetas de soporte para las acciones que se van a realizar, por ejemplo con los distintos pasos a seguir. Esto que parece muy complejo de realizar es mucho más sencillo de lo que se cree; usando un buscador de internet pueden encontrarse rápidamente distintos tipos de pictogramas que para la comunicación, referido a objetos y a acciones a realizar. También es una buena ocasión para organizar juegos en el que todos participen… porque si los signos de pistas nos permiten divertirnos entre todos ¿Por qué no idear juegos en los que los pictogramas se socialicen en el pequeño grupo?, es una buena manera de inclusión de aquellos que tienen dificultades y de que quienes no las tienen, conozcan otros modos de comunicarse…

martes, marzo 24, 2015

Cómo adaptar las instalaciones del grupo scout para trabajar con discapacidad

            Que el escultismo sea para todos es una decisión política que comienza con acciones concretas en el grupo scout, lo que nos lleva a convertir nuestro espacio de juego y trabajo en un lugar “amigable” para los que tienen distinto tipo de dificultades.
            El concepto de “accesibilidad” nos permite pensar en qué acciones debemos realizar para que una persona o grupo puedan disfrutar del Gran Juego porque el ubicar cuáles son los obstáculos, nos lleva directamente a trabajar para que el lugar y las distintas actividades puedan ser diseñadas considerando limitaciones físicas y cognitivas.

Un lugar accesible para las dificultades motoras

            Para hacer amigable el lugar para los participantes del Gran Juego con dificultades motoras se necesita realizar alguna inversión monetaria. Estas adaptaciones son las que a los educadores les resultan más fáciles porque son claramente objetivables, posiblemente por la visibilidad de la dificultad. Las reformas básicas que hacen el lugar amigable son las siguientes:

·         La construcción de rampas en los distintos lugares de acceso, incluso pueden reemplazar a los escalones porque por la inclinación que tienen se puede acceder con silla de ruedas o sin ella

·         La construcción de la menos un baño con las condiciones adecuadas para quien utiliza silla de ruedas y puede autovalerse para moverse de la silla al inodoro, sin olvidarse de que el lavamos tiene que ser tipo “palanca”
·         Las puertas de los salones tienen que ser corredizas o con cerraduras y puertas vaivén, que nos permiten una circulación cómoda y segura.
·         Es aconsejable tener alguna mesa que permita que el participante se ubique de forma cómoda, generalmente la tabla tiene un corte tipo medialuna para facilitar la localización y posibilidad de uso. Como agregado es recomendable un pequeña mesa de dibujo portátil (las que se utilizan en diseño y cuyo ángulo es graduable) cuyo objeto es permitir realizar algún tipo de actividad (dibujo, escritura, pintura, etc) como si fuera un pequeño atril portátil.

·         Para los campamentos, más allá de las condiciones que debe reunir el lugar, no debe olvidarse especialmente para los participantes que tienen dificultades en el uso de sus manos los cubiertos adaptados… es algo muy sencillo y si no los consiguen en el mercado pueden adaptarse las cucharas con suplementos que faciliten su agarre (incluso torciéndolas) y los platos no deben ser playos sino acanalados y con un agarre en su base (para que no se muevan), de esta manera se facilita que los cubiertos (cuchara) se deslicen para facilitar su llenado y de esa manera comer bien.



            Espero les hayan servido estos pequeños detalles de adaptaciones… son minimos y los demás se van viendo de acuerdo a las necesidades de cada uno de los niños y jóvenes… en la próxima entrega trabajaremos consideraciones generales sobre discapacidad cognitiva

domingo, marzo 15, 2015

El bien - decir Vrs la injuria



El bien decir

            Cuentan que en la etnia Mbya - guaraní en la provincia de Misiones (Argentina) la manera de nombrar a los niños (el equivalente al bautismo para católicos y cristianos) se considera un acto que no es sin consecuencias. El Mbya o nombre espiritual se recibe a través de un rito ancestral; no figura en el documento “oficial” cristalizando una identidad para su familia y grupo étnico que lejos de ser inmodificable en determinadas circunstancias puede cambiarse… nombrar tiene estrecha relación con el Ser de allí que ser mal - nombrado no es una broma, porque la palabra es muy poderosa.

 Los guaraníes tienen en claro la relación del nombrar con el cuerpo y el armado del mundo simbólico que cada niño va realizando en su camino a la adultez. Saben bien que la palabra es creadora y moldea no solo la forma que vemos el mundo, sino a todo el ser ya que no existe palabra sin cuerpo y viceversa… la palabra engendra significaciones que se anudan unas con otras como una cadena.

Cuando en los Mbya- guaraní se otorga el nombre a  un niño sucede en tres tiempos: preguntar (rezar, reflexionar), decir (el nombre), comprender (la relación entre el alma y el cuerpo). Un último momento es la apropiación del nombre con todo lo que implica para la persona, ya que entre otras cosas marca un destino. Cuando por algún motivo de la vida la persona se siente mal o no puede hacerse cargo de lo que implica su propio nombre, puede ocurrir un acto de reversibilidad donde sea nombrado de otra manera, siendo la base de la curación para el malestar que se padece. El nombrar y sus distintas formas pasan a ser fundamentales al momento de orientarse en la vida bien – diciendo lo que por ahí no funciona tan bien, sin mal – decir a la persona porque ello también tiene consecuencias… Los Mbya- guaraní nunca han leído psicología o pedagogía, pero tienen muy en claro el poder dañino de la palabra como su contraparte, el poder curativo… para ellos el Bien – decir cura.

El mal – decir: La injuria

            Si el bien – decir apunta al Ser de la persona, el mal – decir apunta a minarlo, desarmarlo, menospreciarlo, humillarlo; uno de sus objetivos puede ser el dominio del otro al quebrarle sus seguridades, lo que comúnmente se define como la honoribilidad de cada una de las personas, cuestiones que se ven en lo cotidiano en distintos tipos de violencia: de género, de padres a hijos, de quienes debieran ser educadores a sus educandos... La injuria es ejercicio de violencia simbólica ya que las palabras no son inocuas y sin consecuencias para las persona… la injuria es maltrato, y cuando se produce dentro del marco del escultismo, es maltrato institucional sobre el que la organización en función de sus fines está obligada a responder.

            El otro día en un post de Facebook comentaba una situación en la que los padres de un lobato habrían denunciado al INADI (Instituto Nacional contra la Discriminación) a un dirigente scout y a una organización scout. Evidentemente si esto ha sucedido es porque quien ocupa el lugar de maltratador no ha podido realizar dicha acción sin la complicidad necesaria del propio grupo scout… algún adulto que otro puede creer que “jugar” a los entrenamientos de “marines” de las películas donde la ofensa es utilizada como motivación podría ser útil en el movimiento, pero no hay nada más alejado a la ética del bien – decir que debe imperar en el escultismo.

Unos amigos me dijeron que los padres estaban equivocados, me permito ponerlo en duda ya que de ser otros padres (como tantos) habrían optado por quitar sus hijos del grupo scout en silencio (y después los grupos se preguntan por qué tienen pocos chicos, o se amparan en frases como “no tenía madera para ser scout”). Estos padres decidieron no dejar pasar una situación de maltrato institucional realizando las respectivas denuncias. Al parecer el dirigente de manada como forma de “motivar” a sus lobatos los trataba de “putitos”… “corran putitos”, “no seas putito” y otras cuestiones más lo que molestaba a algunos de los niños porque se sentían motivados por el menoscabo sufrido desde la palabra de su dirigente, en una relación claramente asimétrica por el lugar que ocupa el adulto y  la dependencia del niño respecto de su dirigente. No está demás señalar el aval que se realiza en acto respecto del trato entre pares, además de la connotación claramente discriminatoria respecto de una orientación sexual determinada.

¿Qué busca el dirigente haciendo esto? No podemos saberlo; tampoco podemos tomar como punto de partida un mal – ser, pero sin duda existe es un mal – hacer sostenido por otros que no es sin consecuencias ( recomiendo releer el texto de mi autoría “Dejar caer” publicado en este mismo espacio) … porque si en un campamento se le grita “corran putitos” a los lobatos, seguramente alguien lo escucha. Podríamos preguntarnos ¿qué pasó en el Concejo de Rama? ¿Qué hizo el Jefe de Grupo? ¿y el Concejo de Grupo?... ¿y la formación? ¿el Distrito?... ¿no hay corresponsabilidad en este tipo de hechos que no son contingentes sino repetitivos?

La injuria es destructiva de los procesos de armado y afianzamiento de la personalidad. Sus temas son siempre los mismos: la sexualidad y aquello que es valioso para las personas: sus valores. La sexualidad con toda la complejidad que ello implica en el proceso de construcción de la personalidad, con los miedos y temores con los cuales se transita la niñez y la adolescencia… en salud mental la injuria sexual evidencia su poder destructivo en los cuadros graves, siendo el tema central de las alucinaciones auditivas de quienes padecen dichas enfermedades: “puto”, “putito”, “maricón” son las sonorizaciones desgajadas de las voces hacia quien las padece. La injuria sexual la vemos sonorizada en las tribunas de fútbol en personas sin padecimientos mentales, donde se utiliza de la misma manera y bajo distintas formas para expresar una posición de dominio sobre el “rival”. Quien injuria no duda… no hay dialéctica posible sino dos lugares a ocupar: el del dominador o el del dominado (revisen su face en los clásicos de futbol, o simplemente escuchen las tribunas). La otra variante de la violencia simbólica es la ruptura de lo que es valioso para una persona, sus valores, su propio ser, desgajando así su personalidad… desestimando el valor de su palabra; esto se ve claramente en otro par de dominante / dominado que tiene que ver con la violencia familiar y la violencia de género… y la violencia educativa.

Una ética del bien - decir y del bien - hacer

            Cuando se señala a una persona o grupo alguna de estas cuestiones, en ocasiones encontramos buenas respuestas, pero las reacciones corporativas en defensa del compañero no se hacen esperar, lo que implica una confusión en el propio concejo de grupo de los objetivos propios del movimiento scout.

            En mis ya largos años de pertenencia al movimiento scout, cuando alguien que ha ocupado niveles de supervisión ha actuado y los resultados no fueron los esperados, lo que he observado es lo siguiente

·                                     Los grupos scouts toman las observaciones a “título personal” y las ignoran amenazando con retirarse del Distrito.

·                                  Desde los grupos Scouts se repite la injuria pero con quien  ejerce la función de Supervisión, construyendo entre otras cosas teoría de “complot” y “prejuicio” hacia el grupo intentando fundar su queja en un presunto mal – ser del supervisor.

·                  Se inician los sumarios y se “cajonean” por lo que no tienen ningún tipo de resolución y la conducta se extingue por el tiempo (la persona se va sola con los años) pero no las consecuencias de la inacción de las organizaciones. Es en el seno de las mismas donde me ha tocado escuchar “son problemas personales o familiares, mejor no nos metemos”

·                          El supervisor que actúa como corresponde es amenazado por daños y prejuicios u algún otro tipo de figura legal, y la desde las organizaciones no se les brinda el asesoramiento legal y la protección adecuada correspondiente, lo que ha terminado algunas veces con el retiro del supervisor y la continuidad de la conducta que las organizaciones dicen no avalar

·                  Los puntos anteriores favorecen un doble estándar… se dice una cosa en los cursos y en el momento de supervisar no se hace lo que corresponde porque quien termina con problemas es el supervisor.

     Evidentemente las asociaciones algo tienen que hacer con este tipo de cuestiones que cada vez pasaran menos de largo, porque la plena vigencia de los derechos humanos en nuestro país es una realidad… esto incluye el inexcusable cumplimiento de los derechos de la infancia  y de toda la legalidad en vigencia respecto de niñez y juventud.

Cuando en el post del face comparti la situación de injuria que estamos utilizando de ejemplo, rápidamente un scout y Director de una importante ONG internacional de derechos humanos aportó lo siguiente, que resume en pocas palabras lo que implica un bien – hacer por parte de la institución…

  1. -          Suspender al "educador"
  2.    Investigar las acciones, informar a padres/madres sobre las evidencias, la/s accion/es emprendidas
  3. -           si la evidencia es conclusiva terminar la membresia de el/la responsable
  4. -           informar oficialmente a la INADI.
  5. -          Despues, desarrollar un taller educativo sobre discriminacion en el Grupo Scout respectivo y revisar los contenidos de la formacion para reforzar los contenidos sobre relaciones/lenguaje y responsabilidad del liderazgo



Espero que este texto sirva para repensar algunas cosas, no es en contra de nadie, es a favor de los niños y jóvenes que integran nuestro movimiento... en algo imitemos a los Mbya -guaraníes... digamos bien, de alli es posible educar y curar las heridas del alma.